El anís con jugo de naranja es un combinado muy fácil de preparar y delicioso al mismo tiempo. Su apariencia alegra la vista y el consumo resulta muy reconfortante. El llamativo color anaranjado ya es un potente reclamo natural que se encarga de hacerlo apetecible. El estímulo que reciben los sentidos desde el primer trago te ganará más rápidamente que otros combinados.

Vamos a hablar de una bebida que a casi cualquier persona le puede apetecer tomar, incluso sin haber pensado en ella. La unión de estos dos productos cautiva en las distancias cortas, a pesar de lo sencilla que resulta su elaboración.

Un combinado muy particular

El estupendo licor transmite al cuerpo una buena parte de las propiedades de la planta. Mientras que las virtudes de la naranja por todos conocidas, contribuyen a potenciar el sabor aportando vitaminas C y A además de folatos de fibra y potasio. Desde luego, el anís con jugo de naranja es un cóctel aparentemente básico pero completo. Una sabia elección al alcance de cualquiera que no esconde ningún secreto.

El efecto resultante se refleja en un sabor agradable y suave. Pero su marcado acento cautiva poderosamente provocando una explosión de júbilo en la embocadura. Consigue calmar la sed endulzando a la vez la parte interna de la garganta. Con una sensación refrescante si se consume más bien frío.

Mezclando el anís con jugo de naranja

El anís con jugo de naranja se puede preparar con anís dulce o seco, dependiendo de las preferencias. Y la proporción en este magnífico combinado puede variar según los gustos de cada cual añadiendo entre un 25% y un 75% de naranja a la mezcla. Mucho mejor si el jugo procede de la fruta recién exprimida.

La forma más habitual de servirlo en bares y restaurantes es poner un 50% de cada producto. Cuando el visitante lo bebe por primera vez, puede decidir cómo pedirlo las siguientes para adaptarlo a tus prioridades. Quienes ya lo conocen en el ámbito de la hostelería, se adaptan para servirlo de muchas maneras.

Debes tener siempre en cuenta la graduación del anís. Al hacerlo más ligero y con más sabor a naranja, siempre podrás repetir o tomar mayor cantidad en un vaso o copa más grande. Hay que tener en cuenta que el conjunto también se puede rebajar con agua. Algo muy común cuando se trata de satisfacer paladares que toleran menos las bebidas con alcohol. Algunos que buscan sorprender, añaden granadina, gaseosa o soda para enriquecer la mezcla.

La presentación del combinado

La mejor presentación del anís con jugo de naranja, que además enfatiza el sabor y el buen gusto, utiliza como recurso una copa de anís o una copa o vaso de cóctel. Se rellena primero de anís seco o dulce dependiendo de las exigencias del consumidor. Y posteriormente se añade la parte deseada de zumo de naranja.

Si quisieras rizar el rizo podrías impregnar previamente el borde humedecido de la copa en azúcar y hasta rellenarla con algo de hielo picado. Son costumbres que ponen en práctica muchos barman para lograr un aspecto aún más apetecible. Es evidente que los profesionales siempre sacan mejor partido.

Sugerimos mejorarlo colocando en el interior una rodaja de naranja con un grosor de algo menos de medio centímetro. Aunque también se puede utilizar media rodaja cortada en su parte central para colocarla en el borde del cristal, de manera que adquiera una apariencia más elegante y sofisticada.

Copa de anís con jugo de naranja

¿Cuándo tomar anís con jugo de naranja?

El licor de anís con jugo de naranja es una bebida muy apropiada para los momentos de distensión. Esto la hace especialmente recomendable para todo tipo de reuniones y celebraciones. Sobre todo cuando acontecen durante el día o transcurren en las horas de la tarde próximas al ocaso.

Es una propuesta muy agradecida para servirse en jornadas de piscina o en sesiones de reposo cerca de la playa. Cualquier persona agradecerá esta consumición en el complejo hotelero habitual dentro de un ambiente veraniego o en época primaveral. Sobre todo en compañía de familiares y amigos o cuando se descansa de manera relajada.

¿Con qué acompañar el anís con jugo de naranja?

Este tipo de consumiciones se prestan también para el acompañamiento con otras delicatesen. ¿Quién dijo que los cócteles hay que tomarlos solos?. Siempre podrás acompañarlo con algún postre. Como por ejemplo los estupendos roscos de anís caseros o las ricas galletas de anís que puedes hacer en casa.

Con un plato o bandeja que luzca estas delicias disfrutarás aún más entre sorbo y sorbo. Y si adoptas una posición recostada también puedes utilizar una pajita para no tener que incorporarte. Así resultará más fácil tumbarte en el sofá o estirarte en la hamaca y disfrutar de las tardes libres con tu combinado y repostería de anís preferidos.

Conclusiones

El anís con jugo de naranja eleva los momentos de sosiego a una categoría superior. Pero hay que beberlo con moderación porque siempre te entrarán ganas de repetir. No te preocupes si tienes que esperar para servirte más cualquier otro día. Tal y como reza el dicho, lo bueno, si breve, dos veces bueno.

La botella de Anís de la Asturiana te brindará la satisfacción de poder preparar a lo largo del tiempo unas cuantas copas. Eligiendo nuestra marca nunca te equivocas y seguro que querrán probarlo muchas bocas. Tu decidirás a quién invitar, porque el número de amistades se empezará a incrementar.