La graduación del anís es un asunto que interesa a muchos consumidores. Influye directamente en el sabor y en las sensaciones que transmite esta bebida. Por ello es necesario hacer una sabia elección antes de llevar a cabo su producción. Hay que tenerlo en cuenta para encajar bien todas las piezas.

La elaboración de anís se puede realizar con diferentes grados. Y por supuesto, la percepción de algunos efectos y matices puede ser más o menos notable dependiendo de esto. Así que es importante decantarse por la cantidad de alcohol más adecuada para obtener el mejor producto destilado. Te lo contamos.

Aspectos relacionados con la graduación del anís

El licor de anís puede tener una graduación alcohólica de hasta 45º grados según las leyes impuestas hace algunos años. Pero existen algunas variedades o marcas en las que puede ser mayor y cuya excepción es aceptada por cuestiones que apelan a argumentos relacionados con ciertas tradiciones y su antigüedad.

El rango de graduación del anís más habitual se encuentra entre los 30º y los 46º. Algo que brinda la posibilidad de decantarse por una proporción de alcohol inferior o razonable, que favorece el consumo de manera más frecuente. Pero la elección depende sobre todo de la experiencia y la sabiduría que aporta cada marca.

En Anís de la Asturiana, esta medida se mantiene después de varias generaciones por la gran calidad de nuestro producto desde sus comienzos en el año 1895. Queda establecida en los 36,5º para el anís dulce y en 45º para el anís seco. Cuando se logra la excelencia, el buen hacer y las costumbres hay que mantenerlas.

Normativas sobre la graduación de alcohol en los licores

Las bebidas espirituosas se encuentran reguladas en el parlamento Europeo dentro del ámbito de la Unión Europea. A lo largo del tiempo, estas normativas han sufrido cambios y alteraciones sobre la definición, designación, presentación, etiquetado y protección. Esto incluye además unos exigentes requisitos higiénico sanitarios.

Son muchas las imposiciones legales para comercializar una botella de anís destilado. Existen también decretos por los que se aprueba una reglamentación especial para la elaboración, circulación y comercio del anís de manera específica. Y también de otros licores y aguardientes compuestos o bebidas derivadas de alcoholes naturales.

Las indicaciones facultativas definen el contenido de alcohol permitido en un porcentaje. Y la relación de este con la incorporación del resto de ingredientes o sustancias volátiles. Se indica la graduación mínima y máxima establecida según el tipo de anís dentro de unas cifras concretas. Otra cosa es el límite de contenido en azúcares totales o sacarosa expresado en gramos por litro. La cantidad de aceites esenciales también se contempla.

La graduación según el tipo de anís

La graduación del anís también puede depender entre otros factores de la tipología del licor. Y esto hace referencia a las diferentes variantes que existen dentro de su categoría:

La graduación del anís dulce

En el caso del anís dulce la graduación de alcohol suele ser menor normalmente. Existen varios motivos para ello, pero el principal es que se trata de un producto dirigido a un consumidor o tipo de público más amplio. Aunque no es fácil conquistar el paladar de la mayoría de las personas.

La mayor cantidad de azúcar por litro contribuye positivamente para obtener un buen resultado con este destilado. El sabor dulce junto a la graduación media ensalza las propiedades del anís de una manera extraordinaria si se consigue la fórmula correcta. Pero lo cierto es que además intervienen en ello otros ingredientes.

La graduación del anís seco

El anís seco persigue otras cualidades enfocadas a un perfil de consumidor más selecto. Hombres y mujeres acostumbrados a la pureza de las emociones fuertes en las bebidas. El nivel de alcohol es superior y se consume más ocasionalmente y en pequeñas cantidades.

Hay que considerar que existe un núcleo creciente de individuos que prefieren esta opción para combinar con otras bebidas, refrescos y licores. En estos casos la impresión por el alto porcentaje de alcohol disminuye. Resulta ideal para satisfacer el gusto individual realzando o suavizando matices en cócteles personalizados.

La graduación del anís semi seco

El anís semi-seco es otra variante alternativa que responde a la demanda de una audiencia con preferencias indefinidas. Para algunos carece de identidad y temperamento ya que su sabor se puede llegar a obtener con relativa facilidad restando o añadiendo ingredientes a los anteriores tipos de anís. En Anís de la Asturiana no lo trabajamos.

El carácter desdibujado de este licor hace que la cantidad de alcohol en su fabricación sea muy variable. Aunque en el mercado se suele encontrar en un rango que está entre los 34º y los 40º. Su demanda y distribución es minoritaria, solo para quienes lo desean por motivos muy particulares.

¿Cómo conocer la graduación del licor de anís?

Para conocer la graduación del anís, así como el índice de alcohol de cualquier licor, se puede utilizar un refractómetro. Se trata de un aparato con instrumentación óptica que mide la densidad de los líquidos. Se basa en el principio físico de que los líquidos con distinta densidad, reflejan la luz de forma diferente. Esta consistencia de cualquier sustancia se compara con la del agua. ¿A que nunca lo habías pensado mientras degustas tu copa de anís?. Es muy interesante.

El refractómetro bien calibrado es capaz de detectar también otros componentes como el azúcar. Este aparato utiliza una pequeña muestra de cualquier líquido para proyectar la curva que genera la luz en un visor. En su interior hay una especie de telescopio que dirige el haz de luz para ver la medición y el resultado. Se visualiza una escala que permite determinar el ángulo de la luz y su equivalencia en el correspondiente indicador con mucha precisión. Existen otros modelos que muestran la información de forma diferente y entre ellos los hay hasta con displays digitales.

La graduación del anís más recomendable

No existe una recomendación bien argumentada sobre la graduación del anís idónea. La verdad es que esto depende sobre todo de las preferencias de cada persona. Pero el producto que se encuentra dentro de unos términos medios de alcohol conservando la calidad, es más agradecido para la mayoría de los consumidores.

El licor con muchos grados exige un consumo demasiado prudente y moderado. Si no lo tienes por costumbre, no conviene exceder la toma con más de un segundo chupito de anís. Mientras que el que tiene menos grados ofreciendo una buena experiencia, se disfruta de una forma más prolongada. Permite realizar más tomas para deleitarse consumiendo a la vez cantidades mayores en el mismo plazo de tiempo. Siempre con una sensación placentera, mucho menos agresiva o dura en la embocadura, que cualquiera puede asimilar.

Conclusiones

La graduación del anís influye en varios aspectos relacionados con este genial licor. Y por ello, puede llegar a ser determinante para escoger y comprar anís de una u otra marca. Anís de la Asturiana es un ejemplo de equilibrio entre calidad, graduación contenida y gran satisfacción. Por eso provoca en la gente la mejor reacción.

Si te planteas probar o elegir un producto relacionado, realizando esta sabia elección no te equivocarás. Ofrecérselo a tus invitados tampoco estará de más. Valorar la opinión de otros es algo que tiene mucho peso. Tenemos la seguridad de que les encantará nuestro espléndido elixir, procedente de un controlado proceso.